Canal RSS

Archivo de la categoría: Refrigeración

Cualidades Y Modelos De Cuartos Fríos

Los sistemas de refrigeración son de mucha importancia en un sinnúmero de lugares y de aplicaciones. Por ejemplo, sería impensado una carnicería, frutería o heladería; sin ningún sistema de preservación en frío. Lo mismo sucedería en otros negocios, que no tratan con alimentos, pero sí con elementos delicados que pueden estropearse si no se les aplican temperaturas específicas. Aquí se puede hacer mención de elementos químicos, farmacéuticos y hasta de flores.

Una de las cualidades de los cuartos fríos es que cuentan con paredes, techos y pisos aislados, con el fin de que no haya fluctuaciones de temperatura al interior de ellos. Los aislamientos en estos sistemas son generalmente de varias pulgadas de ancho y con ello se logra el objetivo deseado. Por otra parte, las puertas en un equipo de este tipo también deben contar con algunas cualidades especiales como un alto nivel de apertura, cerrado automático, posibilidad de permanecer abiertas para facilitar el ingreso y la salida de carga, etc.

Algunas puertas, de sistemas de preservación por frío, cuentan con otras cualidades como la posibilidad de ser abiertas con pedal o palanca, lo cual es perfecto cuando se tienen las manos ocupadas. Otro aspecto fundamental en un cuarto frío está relacionado con los sistemas de iluminación y lo que se debería buscar es un sistema que permita encender la luz desde afuera y desde adentro del cuarto. De la misma manera, las luces deben ser a prueba de vapor y cubiertas con globos irrompibles.

En muchas ocasiones se necesita contar con un cuarto frío, pero no se tiene mucho espacio. En estos casos lo que se sugiere es optar para un modelo de exteriores, el cual es una manera económica de adicionar espacio sin tener que hacer mucho. Estos modelos vienen en tamaños estándar que van desde los 8 hasta los 12 pies de ancho y con una longitud que puede llegar a los 50 pies. El rango de altura en estos sistemas va desde los 7,5 a los 9,5 pies.  De la misma manera, si se busca algo para exteriores también hay que buscar unidades a prueba de agua y que cuenten con mecanismos de seguridad robustos.

Las cualidades, de los modelos exteriores de cuartos fríos, les permiten suministrar un espacio para hasta 2000 pies cúbicos de contenido, bajo una temperatura que puede ir desde los 40 hasta los 80 grados Fahrenheit. Por último, el voltaje de estas unidades es está alrededor de 230 v y son muy eficientes.

Cuando Se Busca Un Sistema De Refrigeración

La selección de un nuevo sistema de refrigeración es una gran decisión, puesto que siempre se quiere tener lo mejor para el negocio que se dirige. Para ello se deben tener algunas consideraciones antes de efectuar la compra y una de ellas es determinar qué tipo de sistema es el que se necesita. En algunos negocios se puede acceder a dos tipos de sistemas: los de compresor arriba y los de compresor abajo.

Los sistemas de refrigeración con el compresor arriba son los más comunes y son los más eficientes del mercado.  Esto se debe a que el aire caliente que se descarga no llega al área del refrigerador y la zona de trabajo siempre se mantiene fresca. Además, la circulación de aire alrededor del compresor es mayor y ello hace que la vida de esta importante pieza se alargue. Por otra parte, las unidades con el compresor en la parte alta no ocupan espacio en la zona de refrigeración.

Las otras unidades son, por lo general, económicas porque enfrían más y consumen menos energía. Sin embargo, este nivel de eficiencia se reduce debido a que el aire caliente se queda en el área de trabajo, además, en estos modelos se ocupa espacio de la zona de refrigeración, aunque se tiene la ventaja de que el espacio de refrigeración, encima del refrigerador, puede ser un poco más grande que el de otras versiones.

Cualquiera fuera el caso, los refrigeradores pueden controlar los niveles de enfriamiento que se requieren, por ejemplo; cuando la puerta de estos sistemas está abierta se requiere de mayor potencia. Por esta razón, los sistemas avanzados cuentan con una válvula de expansión, la cual permite un control de temperatura más efectivo.

Cuando se busca un sistema de refrigeración también se debe pensar en la higiene y la limpieza, con lo que se debe pensar en equipos que sean fáciles de limpiar. Por comodidad, también se debería optar por sistemas que cuenten con ruedas.

En cuanto a las puertas, existen sistemas que cuentan con mecanismos de apertura de 180 grados, con lo que se tiene una mejor disposición de contenidos. También existen equipos con puertas deslizantes. En todo caso, siempre se recomiendan puertas que puedan abrirse lo más posible.

Como se puede percibir, cuando se busca un equipo de almacenamiento en frío existen algunas consideraciones que se deben tener en cuenta. Después de todo, se trata de algo muy delicado y no hay lugar para errores de ningún tipo.

Mapeo De Temperatura

El mapeo de temperatura es un proceso en el que se registran las condiciones climáticas en un espacio tridimensional. Algunos pueden creer que un refrigerador pequeño, un cuarto frío grande o una bodega de almacenamiento en frío; tienen la misma temperatura en cada una de sus zonas. Sin embargo, los que creen esto se verían sorprendidos al saber que la temperatura, al interior de estos sistemas, puede variar hasta en 10 °C de una a otra parte. De esta manera, se puede decir que las condiciones climáticas, en un sistema de preservación por frío, no son homogéneas.

De este modo, las temperaturas en las esquinas tienden a ser diferentes a las del centro, en el espacio que está siendo analizado. En los sistemas de refrigeración el aire frío desciende, mientras que el calor sube, esto también lleva a establecer que las temperaturas en zonas bajas serán diferentes a las de la parte alta de un sistema de refrigeración. Asimismo, existen “áreas específicas” dentro de un cuarto frío en las que las temperaturas varían, por ejemplo; cerca a los ventiladores de enfriamiento la temperatura será la más baja, mientras que cerca de las puertas será la más alta.

Tal vez alguien se pregunte por qué es tan importante un mapeo de la temperatura. Lo que hay que entender, para contestar dicha pregunta, es que una conservación adecuada hace que se obtengan productos de calidad. Por ejemplo; las frutas y verduras que han sido almacenadas en un área demasiado fría pueden verse afectadas, con las vacunas pasa algo parecido y una temperatura inferior o superior a la necesitada puede dañar su poder curativo. Por estas razones, asegurarse de que cada producto esté en el área indicada –con la temperatura indicada- es fundamental.

Para un mapeo de temperatura se debe hacer un análisis vertical, horizontal y de profundidad y así determinar las oscilaciones existentes. Además, dicho análisis debería ejecutarse en un día de trabajo normal ya que, por lo general, en los días no laborales las puertas -de un sistema- permanecen cerradas y es mejor analizar la temperatura cuando las puertas de un espacio de refrigeración se abren y cierran con frecuencia. Lo ideal  es acudir a los servicios de una compañía con experiencia, para poder tener un diagrama real de las condiciones al interior de un equipo o sistema de almacenamiento en frío. Con esta información clara se podrá establecer la correcta disposición de lo que se necesita refrigerar y ello será muy beneficioso para todo tipo de negocio.

La Invención De La Refrigeración

No hay una respuesta simple a la pregunta de quién inventó la refrigeración, ya que se trata de algo que se dio como resultado del trabajo de muchos inventores y científicos. De este modo, sin los descubrimientos de personajes del pasado, no se podría contar con los sistemas avanzados de refrigeración de la actualidad. Lo que es un hecho es que para entender cómo apareció la refrigeración, es necesario investigar sobre todas las personas que tuvieron que ver en dicha invención.

El estudio del refrigerador comenzó a mediados del siglo XVIII, en una universidad de Escocia, cuando William Cullen pudo descubrir mecanismos artificiales de enfriamiento. Este acontecimiento, en 1748, demostró ser de utilidad en muchas aplicaciones, pero en aquel momento la gente no despertó interés por él. No obstante, la comunidad científica si vio en la invención de Cullen un gran avance, por lo que se usó de base para que muchos años después el primer refrigerador viera la luz. En 1834, Jacob Perkins trabajó para construir la primera máquina de refrigeración en el mundo.

No obstante, sólo 10 años más tarde se podría cristalizar dicha idea, gracias al trabajo de John Gorrie. Gorrie construyó lo que muchos aseguran que es la primera máquina de refrigeración actual.
Gorrie era un médico que trataba a pacientes con fiebre amarilla y por eso ideó una manera de enfriar el aire, en las habitaciones donde se encontraban estas personas, con el fin de que pudieran descansar y recuperarse. Cuando Gorrie llevó los mismos principios, aplicados a las habitaciones, a una caja para guardar alimentos, el primer modelo de refrigeración fue concebido.

Con el pasar de los años se fueron haciendo avances significativos en el área. Fue así que en el año de 1876 un ingeniero alemán, llamado Carl von Linden, encontró una manera efectiva de licuar gases y después de patentar su invención, von Linden abrió el camino para la manufacturación de refrigeradores.

Carl von Linden trabajó con  gases como el amoniaco, el dióxido de azufre y el clorometano. Al combinar estos gases, von Linden encontró una manera adecuada para convertir los gases a líquidos y con ello crear sistemas de enfriamiento del aire. Sin los aportes de este ingeniero alemán, ningún sistema de refrigeración hubiera sido diseñado de manera exitosa.

Los personajes que se han mencionado son algunos de los tantos que contribuyeron a la invención de los sistemas refrigeración. Como se puede ver, ha sido algo que no es propiedad de uno sólo, sino de muchos investigadores y cada uno de ellos hizo su aporte.

La Refrigeración Y Su Ciclo

Un equipo de refrigeración, por lo general, cuenta con un sistema de espirales que tiene como función extraer el calor de adentro hacia afuera del sistema. Con esto se asegura que todas las partes de un sistema de almacenamiento en frío se comienzan a enfriar, lo cual también permite que un recinto de refrigeración se mantenga a una temperatura constante. Esto es lo que permite que los alimentos se guarden en estos sistemas, sin temor a cambios drásticos de temperatura.

En el ciclo de refrigeración casi siempre está presente un gas que se exprime, se transporta, se evapora y se enfría. Cuando el gas ha sido enfriado, ya ha hecho descender la temperatura al interior de un refrigerador y luego volverá a repetirse todo el ciclo. Para ello es importante la presencia de un compresor, el cual tiene como misión succionar el gas enfriado y comenzar a presurizarlo una vez más, calentarlo una vez más, etc..

Ésta es una manera fácil de explicar cómo funciona un equipo de refrigeración. No obstante,  lo anteriormente mencionado habla de cuando el equipo está en funcionamiento. Sin embargo, en la actualidad se busca que el sistema no siempre esté corriendo y así tener un uso eficiente de energía. En este aspecto se debe entender que un sistema de refrigeración debe tener partes que sean capaces de mantener una temperatura interna. Se trata de componentes llamados termómetros, los cuales sabrán cuando el refrigerador está a la temperatura que se desea. También tienen la misión de detener el ciclo de refrigeración y mantener una temperatura invariable.

La manera cómo los refrigeradores son diseñados, permite que a veces se presenten algunas pequeñas fugas en los bordes de la máquina. Esto puede hacer que el sistema reinicie el ciclo de refrigeración. Es por esto que con frecuencia se oye que un sistema de refrigeración a veces vuelve a iniciar su ciclo de manera aleatoria. Además, las pequeñas fugas al exterior de un refrigerador pueden hacer que el aire interno se caliente. Para evitar que esto suceda, se debe asegurar que los sistemas de cierre funcionen de la manera adecuada y que estén en el mejor estado posible. Lo cierto es que los sistemas de refrigeración modernos son muy eficientes y cuentan con mecanismos que permiten verificar su correcto funcionamiento.

La refrigeración es un proceso mecánico y químico que es de mucha utilidad para la conservación de todo tipo de productos. Por esta razón los sistemas de refrigeración son una obligación en hogares y empresas.

Reacciones De Los Alimentos Y Almacenamiento Refrigerado

Las bajas temperaturas disminuyen la tasa de crecimiento del ciclo microbiano, lo que hace que estos organismos no puedan reproducirse. Este es el propósito de la preservación por frío: evitar que las bacterias se multipliquen y con ello hacer que los alimentos u otros elementos puedan extender su durabilidad. No obstante, vale la pena mencionar que algunos microbios pueden crecer a bajas temperaturas y en esos casos es mejor optar por la congelación.

La cantidad de microorganismos, presentes durante el almacenamiento refrigerado, es importante para determinar el tiempo que dichos alimentos pueden soportar en buenas condiciones. Esta cantidad de tiempo es influenciada por factores con la actividad del agua, el pH, el contenido de nutrientes para el crecimiento microbiano y el contenido reservable.

Con el almacenamiento refrigerado se controla, pero no elimina, a las bacterias que descomponen la comida. Además, dicha estrategia no elimina ni controla los agentes patógenos que puedan estar presentes. Lo cierto es que siempre será mejor almacenar los alimentos en frío que no hacerlo.

En carnes como la de res, cerdo, cabra, etc; en el pollo y en los productos de la pesca; la oxidación de lípidos es un factor significativo de calidad, durante el almacenamiento refrigerado. Esta oxidación causa un sabor a rancio como resultado de una serie de reacciones complejas. La tasa de oxidación de lípidos es afectada por la desnaturalización de los ácidos grasos, su disponibilidad y por la presencia de activadores e inhibidores. Para prevenir este tipo de oxidación se pueden usar antioxidantes, modificar la atmosfera del ambiente de refrigeración con la exclusión del oxigeno o con el empacado al vacio. Todos estos métodos ayudan a controlar las reacciones y organismos que tienden a dañar o a contaminar los alimentos.

Al contrarrestar la oxidación de lípidos y otras reacciones que degradan los alimentos, se han diseñado estrategias de conservación que cada vez son más efectivas. Esto no quiere decir que la preservación por frío vaya a caer en desuso, sino todo lo contrarío porque las nuevas estrategias lo que han logrado es que los sistemas de refrigeración optimicen sus resultados. Esto se logra al controlar los agentes –patógenos y de descomposición- además de las reacciones de los alimentos, antes de que éstos vayan a ser almacenados. De este modo, la preservación por frío sigue y seguirá siendo una de las mejores maneras de prologar la vida útil de los alimentos y en especial de aquellos que son más sensibles a las temperaturas comunes y corrientes.

Refrigeración En Resistentes Contenedores

Disponibles en una variedad de tamaños y tipos, los contenedores de acero son lo mejor para el acopio y acarreo de una gran cantidad de mercancía u otros bienes. Existen varios tipos de mercancías que requieren ser transportadas por largas distancias y además de ello necesitan que durante el recorrido se les suministren condiciones climáticas únicas y de forma constante. Es ahí cuando los contenedores de carga y de refrigeración se hacen muy necesarios. De hecho, muchas industrias acuden a estos sistemas para poder llevar sus productos a lugares lejanos, pero sin comprometer su calidad. Es así que se puede hablar de la industria farmacéutica, de la de las flores y la de los alimentos.

Si se desea contar, con el servicio de contenedores de acero, se pueden comprar o alquilar. En esto las compañías han sido muy flexibles y ello ha hecho que la industria de los contenedores haya crecido mucho en los últimos años. Además, los compradores o arrendatarios   pueden optar por varios tamaños y tipos como modelos con puertas tipo oficina, con puertas rodadoras, contenedores de 10 pies, de 20 pies y de 40 pies. Lo cierto es que sin importar el tamaño que se escoja, los beneficios casi siempre serán ilimitados.

Una de las grandes ventajas, de contar con contenedores de esta naturaleza, es que se cuenta con mecanismos muy resistentes que protegen muy bien su contenido. Esto se debe a que los contenedores están hechos con materiales como el acero inoxidable, el cual es resistente a las condiciones más adversas.  Además, los sistemas de apertura y cierre de estas cajas ofrecen una protección adicional. De este modo, una carga sensible puede ser llevada, con seguridad, sin ser afectada por altas temperaturas, vientos fuertes, lluvias torrenciales y muchas otras cosas.

También vale la pena saber que aunque la mayoría de proveedores ofrecen contenedores estándar, también es posible hacer que éstos se personalicen de acuerdo a los requerimientos de cada cliente. Es así que se pueden escoger los sistemas de iluminación, de ventilación y otros elementos adicionales como repisas. Además, estos resistentes contenedores también son muy útiles cuando se necesita un espacio de refrigeración, pero no se cuenta con el suficiente espacio al interior de un negocio. Así, un contenedor de este tipo puede ser colocado en un lugar al aire libre y no requerir de más espacio. Con ello se contaría con un servicio similar al de un cuarto frío, sólo que con una instalación mucho más simple y en una versión más práctica.

Refrigeración Y Congelación De Productos Alimenticios

No es un secreto que existen productos alimenticios que necesitan de preservación por frío. Se trata de los llamados perecederos, los cuales deben ir a refrigeración en un lapso no mayor a las 2 horas después de su producción o compra. Hay que tener cuidado con los tiempos porque en situaciones de temperaturas muy altas, no hay que dejar pasar más de una hora, de otra forma; bacterias nocivas proliferarán y podrán causar todo tipo de complicaciones.

Al tratar con alimentos de este tipo es importante verificar la temperatura del sistema que se usa para su almacenamiento. Por lo general, en espacios de refrigeración se debe tener una temperatura menor o igual a los 40 °F, mientras que en los espacios de congelación la temperatura debe ser menor o igual a los 0 °F. Otro cuidado que hay tener con los alimentos perecederos, en especial la carne, es empacarla para evitar goteos o que los fluidos de otros alimentos lleguen a ella.

Algunos productos alimenticios pueden ser atacados por microorganismos que pueden sobrevivir a temperaturas bajas y por eso a estos productos se les congela, en vez de refrigerarlos. Los camarones son un buen ejemplo de esta clase de alimentos, por lo que siempre se les verá congelados a estos crustáceos. En todo caso, la congelación es una estrategia de preservación que se basa en la conversión del contenido de agua (que está presente en los alimentos) a hielo. Es por esta razón que a la hora de someter un producto alimenticio a un proceso de congelación, primero se debe tener en cuenta su contenido de agua para así poder determinar el calor latente, el cual es vital en la congelación. Cuando se habla de calor latente, se hace referencia al calor que se necesita para transformar cierta cantidad de agua en hielo.

De la misma manera, la temperatura inicial y la final -de un alimento- son aspectos fundamentales para saber cuánto calor debe ser removido. Lo cierto es que la congelación es muy efectiva porque puede detener totalmente la proliferación y accionar de microorganismos.

Para la congelación de productos alimenticios se pueden usar métodos como el aire, el contacto o la criogenia. En el primero de los casos se usa un flujo frío de aire para eliminar el calor de un alimento. En el caso del contacto, una superficie fría toca el producto para remover su calor. Finalmente, la criogenia usa gases licuados que llevan los productos a temperaturas extremadamente bajas y con ello se logra una congelación perfecta.

Sobre Los Freezers

Básicamente, existen tres tipos de métodos para la congelación de alimentos como el pescado y estos son: el suministro de una corriente continua de aire (freezers de explosión), el contacto directo del producto con una superficie refrigerada (freezers de placa o de contacto) y la inmersión o rocío con un líquido refrigerante (freezers de inmersión o rocío).

La ventaja de los freezers de explosión es su versatilidad, ya que pueden tratar con diferentes variedades de productos de diferentes tamaños y formas. De esta manera, estos sistemas son ideales para cuando la forma o tamaño de uno o más productos parecen ser un problema. No obstante, esta versatilidad hace que sea difícil para muchos compradores saber qué es lo que se espera obtener con un sistema de esta naturaleza y por ello pueden terminar con un buen sistema de congelación, pero no le sacarán su máximo provecho.

La forma en que estos freezers funcionan es muy simple y tiene que ver con el uso de corrientes de aire. El uso de aire para transferir el calor del producto congelado al sistema de refrigeración es probablemente el método más común en la refrigeración comercial. La convección natural del aire, por sí mismo, no hace posible una buena tasa de transferencia de calor y por ello es que se usan ventiladores. Los ventiladores fuerzan dicha convección.

Todo esto se hace relevante porque lo que siempre se busca es congelar un producto en un periodo razonable de tiempo y para ello la tasa del flujo de aire debe ser lo suficientemente alta. Además, para la obtención de niveles uniformes de congelado, el aire también debe ser consistente.

Pareciera ser algo complejo, pero saber cómo funcionan los freezers de explosión es algo más bien simple, ya que todo depende de un flujo de aire. Cuando dicho flujo es bajo tomará más tiempo congelar un determinado producto. Por ejemplo, un filete normal de pescado tardará 4 veces más en congelarse cuando el flujo de aire es bajo.

Los freezers de explosión continuos pueden tener un costo que se justifica, en la rapidez con la que se conjela un alimento. Se trata de sistemas que pueden parecer costosos para algunos y que requieren de un espacio suficiente para su correcto funcionamiento.  No obstante, son sistemas muy eficientes que se pagan solos y que pueden ofreccer mejores resultados, en comparación con otras estrategias y equipos para la congelación. De esta forma, invertir en un freezer de este tipo es algo que bien vale la penar hacer.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.